CÓMO TRATAR LAS ESCARAS O ÚLCERAS DE PRESIÓN

1.- En primer lugar, cabe destacar que las escaras pasan por diversas fases, que se inicia con una lesión superficial pero que suele implicar la posterior pérdida de tejido e incluso pueden ahondar hasta el hueso. Es por ello que este tipo de heridas abiertas requieren de una supervisión médica constante y que sea personal cualificado quien se encargue de realizar las curas.

2.- Así pues, lo que deberemos hacer en casa será mantener limpia el área donde se está produciendo una escara para evitar así la proliferación de bacterias que pueden causar una infección. Para ello, deberemos lavar bien la zona con agua y, si se desea, con jabón neutro que podrás encontrar en farmacias; después se deberá secar a consciencia desde el centro de la herida hacia los bordes con una gasa estéril para retirar totalmente la humedad.

3.- Una vez que la piel esté limpia y seca, deberás aplicar un apósito sobre las escaras para mantener la zona esterilizada y facilitar la curación de la herida. Será necesario reemplazar dicho apósito con frecuencia para prevenir las infecciones que empeorarían las escaras; para ello, puede resultarte útil nuestro artículo: Cómo quitar una tirita o esparadrapo sin hacer daño.

4.- En caso de que las escaras empeoren y se inicie un proceso de muerte celular que implicará lesiones complicadas, deberá ser una enfermera o médico quien proceda a realizar las curas necesarias para tratar las escaras. Bajo ninguna circunstancia debes aplicar ningún tipo de crema o solución antiséptica si no ha sido recetado por el personal sanitario.

5.- Acerca de cómo prevenir las escaras en personas que pasan mucho tiempo en la cama o en una misma posición, será importante seguir estas recomendaciones:

  • Girar a la persona que está en la cama
  • Supervisar con regularidad las zonas más propensas a la aparición de escaras: zona lumbar, sacro, codos, hombros, parte posterior de la cabeza, rodillas, tobillos, talones…
  • Colocar cojines bajo estas zonas para reducir la presión.
  • Mantener la piel limpia y seca.
  • Cambiar la ropa de cama frecuentemente.
  • Uso de ropa adecuada, ni demasiado floja ni excesivamente ajustada.

CAMBIO DE POSICIÓN

El movimiento del cuerpo y el cambio de posición a intervalos regulares es una de las mejores maneras de prevenir la aparición de escaras y de liberar presión en casos de úlceras de primer y segundo grado.

Una vez completada la evaluación de riesgos, el equipo asistencial desarrollará un “horario de reposicionamiento” en el que figurará la frecuencia con la que se debe mover al paciente. Para algunos pacientes, la frecuencia puede ser de 15 minutos, mientras que otros solamente necesitarán un cambio de posición cada dos horas.

Un enfermero o terapeuta puede también proporcionar consejo y formación sobre:

  • Posiciones correctas a la hora de tumbarse o sentarse
  • Modos correctos de ajustar la posición al tumbarse o sentarse
  • Frecuencia con la que se debe mover el/al paciente
  • Mejor modo de apoyar los pies
  • Cómo mantener una buena postura.

 

COLCHONES Y COJINES

Una gama de colchones y cojines especiales para liberar presión en las partes vulnerables del cuerpo está a su disposición.

Las personas que se consideren en riesgo de desarrollar escaras, o que cuentan con escaras de primer o segundo grado ya existentes se benefician normalmente de descansar en colchones especialmente diseñados para liberar la presión en su cuerpo.

Los pacientes con escaras de tercer o cuarto grado necesitan un colchón más sofisticado o incluso un sistema de cama. Por ejemplo, hay colchones que se pueden conectar a un flujo continuo de aire, que se regula automáticamente para reducir la presión en los momentos necesarios.

 

COLCHONES ANTIESCARAS. VER

colchon_antiescaras_muy_alto

PROTECCIÓN ANTIESCARAS PARA SILLA (SILLÓN O SILLA DE RUEDAS). VER

fibra siliconada

COJINES ANTIESCARAS. VER

APÓSITOS

Algunos apósitos y vendas especiales, diseñados para proteger úlceras por presión y acelerar el proceso de curación, están también disponibles entre nuestra gama de productos.

Algunos ejemplos de este tipo de productos son:

Hidrocoloides, apósitos que contienen un gel especial que favorece el crecimiento de nuevas células cutáneas en la úlcera mientras que se mantiene seca la piel sana de la zona, y

Alginatos, apósitos elaborados con algas marinas que contienen sodio y calcio y que han demostrado acelerar el proceso de curación.

 

PREPARADOS TÓPICOS

Los preparados tópicos como las cremas o pomadas pueden utilizarse para acelerar el proceso de curación a la vez que previenen un mayor daño cutáneo. Un tipo de productos químicos conocidos como depuradores de radicales libres del oxígeno pueden utilizarse también para prevenir el daño celular a nivel genético.

 

ANTIBIÓTICOS

Si un paciente sufre de escaras puede recibir antibióticos para prevenir la infección bacteriana y, como precaución, prevenir también el desarrollo de una infección secundaria.

La pomada antiséptica puede aplicarse también directamente en las escaras para limpiarlas de cualquier bacteria presente.

 

NUTRICIÓN

Algunos suplementos dietéticos como las proteínas, el zinc y la vitamina C han demostrado acelerar la curación de heridas. Si su dieta carece de estas vitaminas y minerales su piel puede resultar vulnerable al desarrollo de úlceras por presión.

Como consecuencia, puede ser derivado a un dietista para que elabore un plan nutricional adecuado.

 

DESBRIDAMIENTO

En algunos casos puede ser necesario retirar el tejido necrosado de la úlcera para estimular el proceso de curación. Esto se conoce como desbridamiento.

Si hay una pequeña parte de tejido muerto, es posible retirarlo mediante el uso de apósitos y cremas especiales.

Las cantidades abundantes de tejido muerto se pueden retirar con medios mecánicos. Algunas de las técnicas de desbridamiento mecánico son:

 

  • Limpieza e irrigación por presión – en la que el tejido necrosado se retira con agua a presión
  • Ultrasonido – en la que el tejido muerto se retira con ondas de energía a baja frecuencia, y
  • Láser – en la que el tejido muerto se retira con rayos de luz concentrada.

 

TERAPIA LARVAL

La terapia larval – o gusanos – es un método de desbridamiento alternativo. Los gusanos son ideales para el desbridamiento porque se alimentan del tejido muerto e infectado sin alterar el tejido sano. Además, ayudan a combatir la infección, ya que liberan sustancias dañinas para las bacterias y beneficiosas para el proceso de curación.

Durante la terapia con larvas, estas se combinan con los apósitos que se aplican a la herida y la zona se cubre con una gasa. Tras unos días se retira el apósito y los gusanos.

 

CIRUGÍA

A veces no es posible sanar una úlcera de tercer o cuarto grado y se hace necesaria cirugía para sellar la herida y prevenir más daños en el tejido.

Una técnica quirúrgica utilizada comúnmente para el tratamiento de escaras se denomina reemplazo por injerto (a veces llamado también reconstrucción por injerto). En esta técnica, el cirujano utiliza un bisturí para desbridar la úlcera de tejido necrosado. Se toma un injerto de piel y músculo de otra parte del cuerpo y se utiliza para sellar la

La cirugía con injertos es de por sí complicada y puede plantear muchas dificultades por el hecho de que los pacientes que la necesitan ya están en un estado de salud delicado. Como resultado de estos factores de riesgo hay un gran número de posibles complicaciones que pueden resultar de la cirugía.

A pesar del alto riesgo de sufrir complicaciones, la cirugía es una necesidad clínica frecuente para prevenir los efectos de las escaras que supongan una amenaza para la vida, como septicemia o gangrena.

Este artículo es meramente informativo. En PARAPUPAS no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

 

También te puede interesar:

QUÉ SON LAS ESCARAS O ÚLCERAS DE PRESIÓN. VER

GRADOS DE LAS ESCARAS. VER

DÓNDE Y CÓMO SE CREAN LAS ESCARAS. VER

 

También puede interesarte:

AYUDAS PARA ADAPTAR EL BAÑO

GRADOS DE MINUSVALÍA Y DEPENDENCIA