INVESTIGACIONES SOBRE EL ALZHEIMER

Uno de los objetivos de la ciencia es ofrecer respuestas a aquello que no se conoce. Para ello, es necesario un periodo de investigación que ofrezca evidencias sólidas para que podamos dar una explicación acerca de un fenómeno o, en este caso, una enfermedad como el alzhéimer. Precisamente, la investigación en alzhéimer está siendo una de las más desarrolladas porque no se conoce bien por qué aparece o qué lo causa, así como de momento no se puede revertir. Después de la investigación teórica, empiezan las pruebas. Estos son los tratamientos que, en fase de investigación, se desarrollan para el alzhéimer.

 

Los enfermos de alzhéimer pueden ofrecer síntomas dispares, pero tienen dos tipos de lesiones en el cerebro. Por un lado, la formación de placas amiloides entre las neuronas y, por otro lado, los ovillos neurofibrilares que están dentro de las neuronas del cerebro, propiamente. Esto es lo que consigue que los enfermos de alzhéimer pierdan memoria y su función cognitiva se vea alterada. Teniendo en cuenta que aún no existe una vacuna que pueda revertir el proceso o, incluso, anularlo, la investigación y el desarrollo de tratamientos es algo a la orden del día.

Está en desarrollo un tratamiento con ultrasonidos que permite recuperar la memoria de enfermos con alzhéimer, pero, ¿cómo funciona?

Los ultrasonidos son ondas mecánicas con una frecuencia por encima del umbral del oído humano, su funcionalidad es muy amplia desde que se conocen los ultrasonidos (allá por el siglo XIX). Los delfines o los murciélagos emiten ultrasonidos como si fueran un radar, para poder orientarse en su entorno. En cualquier caso, lo que nos interesa es su aplicación médica.

Este tratamiento con ultrasonidos consiste en el uso de las ondas dirigidas hacia el tejido cerebral. A diferencia de otros tratamientos, los ultrasonidos no son invasivos: abren suavemente la barrera que hay entre la sangre y el cerebro para estimular las células cerebrales. Estas son las encargadas, tras recibir el tratamiento con ultrasonidos, de eliminar las células causantes del alzhéimer. Tras ello, se reestructura la barrera entre la sangre y el cerebro sin que parezca que haya pasado algo ahí.

Aunque este tratamiento con ultrasonidos que permite recuperar la memoria de enfermos con alzhéimer no ha sido aún realizado con humanos, las pruebas en ratones son esperanzadoras. Sometidos a los ultrasonidos, los ratones fueron capaces de recuperar la memoria hasta en un 75% de ellos. Había tres pruebas de memoria que superaron con nota: un laberinto, reconocimiento de nuevos objetos y recuerdo de lugares a evitar.

Lo más positivo es que no se necesitan medicamentos invasivos que te ayudan en un aspecto como el alzhéimer, pero son negativos para otros componentes del organismo. Lo más negativo, que es un tratamiento en fase de desarrollo que ni siquiera se ha probado en humanos. Esto significa que, si existe algún problema en enfermos con alzhéimer, su aplicación pueda retrasarse unos cuantos años.

 

Académicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y de la Universidad de Lund (Suecia), han descubierto una nueva forma de atacar las partículas tóxicas que destruyen las células cerebrales sanas.

En primer lugar, han detectado el origen de la enfermedad. Y gracias a ello han podido idear una estrategia para acabar con el causante de la enfermedad. Habiendo descubierto al enemigo, ya tienen a quién atacar

Las armas que van a usar para acabar con el enemigo vendrán en forma de medicamentos. Lo que trae la esperanza de que se puedan desarrollar nuevos medicamentos para tratar la demencia.

Michele Vendruscolo es uno de los científicos que encabezó la investigación.  Y considera que “ésta es la primera vez que se propone un método sistemático para atacar a los patógenos, la causa de la enfermedad de Alzheimer. Como los patógenos ahora se han identificado como pequeños grupos de proteínas conocidas como oligómeros, hemos podido desarrollar una estrategia para dirigir los fármacos hacia estas partículas tóxicas”.

La raíz de la demencia

El Alzheimer provoca la muerte de las células nerviosas y la pérdida de tejido en todo el cerebro. Con el tiempo, el cerebro se reduce drásticamente, es como si se fuera secando, perdiendo así sus funcionalidades, generando muerte celular y por ello provocando fallos en la memoria, cambios de personalidad y problemas para llevar a cabo las actividades cotidianas (Actividades de la Vida Diaria).

Los científicos identificaron depósitos anormales llamados oligómeros de proteínas como la causa más probable de la demencia. Aunque las proteínas son normalmente responsables de los procesos celulares importantes, cuando las personas tienen alzhéimer, estas proteínas se vuelven rebeldes, forman grupos y matan las células nerviosas sanas. Son “el enemigo“.

Vendruscolo explica: “Un cerebro sano tiene un sistema de control de calidad que elimina efectivamente las masas de proteínas potencialmente peligrosas, conocidas como agregados. Al envejecer, el cerebro pierde capacidad para deshacerse de los depósitos peligrosos, lo que lleva a la enfermedad. Es como un sistema de reciclaje doméstico, si tiene un sistema eficiente, entonces el desorden se elimina de manera oportuna. De lo contrario, con el tiempo, acumula lenta pero constantemente basura que no necesita. Es lo mismo en el cerebro”.

A la búsqueda de compuestos contra los oligómeros tóxicos 

La investigación, publicada en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, fue llevada a cabo por un equipo internacional de científicos que también incluyó al profesor Sir Christopher Dobson, maestro del Colegio St John’s de la Universidad de Cambridge, en el Centro para Enfermedades del Plegamiento (CMD, por su sisglas en inglés), cofundado por Christopher.

Sir Christopher apunta: “Este estudio interdisciplinario muestra que es posible no solo encontrar compuestos que se dirijan a los oligómeros tóxicos que dan lugar a trastornos neurodegenerativos sino también aumentar su potencia de una manera racional. Permite diseñar moléculas que tienen efectos específicos en las diversas etapas de los trastornos como la enfermedad de Alzheimer y con suerte convertirlos en medicamentos que se puedan utilizar en un entorno clínico”.

Reconocer la necesidad de una mayor apuesta por la investigación

La demencia cuesta al sector de la salud y la atención social más que el cáncer y las enfermedades cardíacas juntas y recibe una cantidad desproporcionadamente baja de inversión en investigación: en 2012, la investigación sobre la demencia en Reino Unido recibió seis veces menos financiación que la investigación sobre el cáncer.

Vendruscolo agrega: Hasta el momento los fármacos solo han servido para tratar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Sin poder focalizarse en el origen del problema. Esta nueva investigación se basa en el importante paso de identificar oligómeros de proteínas como patógenos y proporciona un método para desarrollar compuestos para atacarlos.

El equipo cree que sus primeros candidatos a fármacos podrían llegar a los ensayos clínicos en unos dos años.

La vacuna contra el Alzheimer

Lo hemos leído muchas veces en los medios y en las redes: un nuevo descubrimiento nos acerca a la tan deseada vacuna contra el Alzheimer. Pero, ¿hay algo de cierto en estas noticias? ¿Estamos tan cerca como algunos titulares pueden dar a entender?

La realidad es que hoy el Alzheimer todavía no se puede curar. El desarrollo de fármacos contra esta enfermedad es un proceso largo, caro y, desgraciadamente hasta ahora, presenta un nivel de fracaso muy elevado. Los avances logrados hasta la fecha en el desarrollo de medicamentos no han conseguido detener su avance y, mucho menos, revertirlo. Así que hemos de ser prudentes ante las noticias que adelantan resultados.

No obstante, es esperanzadora la noticia de que en en todo el mundo se están haciendo esfuerzos para intentar tratar y curar esta enfermedad.

Uno de los principales objetivos de las decenas de medicamentos que se han ido desarrollando a lo largo de estos últimos 15 años ha sido el de disminuir la acumulación de proteína amiloide en el cerebro, pero la realidad es que no han conseguido revertir o frenar los síntomas de la enfermedad.

Una de las hipótesis sobre la que los investigadores trabajan es la posibilidad de que los medicamentos que han fracasado al ser probados en personas con un daño cerebral ya muy avanzado, pudieran ser eficaces si se administrasen en fases muy iniciales de la enfermedad. Estos ensayos clínicos estarían destinados a prevenir la enfermedad, frenando o retrasando la aparición de los síntomas.

Inmunización contra el Alzheimer en ensayo: el caso del Aducanumab

Actualmente, hay más de 130 fármacos para tratar el Alzheimer en ensayos clínicos. Muchos de ellos actúan eliminando o disminuyendo la producción del beta-amiloide, una proteína que se acumula en el cerebro de las personas con Alzheimer y que acabaría provocando la muerte de las neuronas.

De estos, el que más atención ha concentrado ha sido el Aducanumab, desarrollado por la compañía farmacéutica Biogen.

En marzo de 2019 Biogen y Eisai, otra compañía farmacéutica implicada en el desarrollo del Aducanumab, anunciaron de forma imprevista el cierre de dos ensayos clínicos de fase 3 de este fármaco. La decisión se tomó después de que un comité independiente concluyera que era poco probable que el medicamento fuera efectivo.

Unos meses más tarde saltó de nuevo la sorpresa, ya que Biogen anunció que había presentado el Aducanumab a la Food & Drug Administration (FDA) de Estados Unidos para la aprobación de la comercialización del fármaco. Los datos analizados hasta marzo aconsejaron la cancelación de los ensayos en marcha, sin embargo se habían seguido analizando el resto de datos disponibles y se había descubierto que los pacientes que habían tomado una alta dosis del fármaco sí presentaban mejoras en su cognición.

El fármaco ahora debe ser evaluado por la FDA americana y, en caso de aprobarse su comercialización, se presentaría a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para su aprobación en Europa. Este proceso puede ser largo y, aunque la noticia es esperanzadora, hay que esperar a que las agencias reguladoras estén convencidas de que el medicamento es seguro y efectivo.

Aquí encontrarás varios dispositivos para controlar la deambulación de los pacientes con Alzheimer. VER

Por otro lado, el Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias (CREA) proporciona un listado amplio de aplicaciones y herramientas que facilitan el día a día de estas personas. Algunas de ellas son:

 

Imentia

Se trata de una herramienta de estimulación cognitiva para la prevención, tratamiento y seguimiento de demencias. Entre las posibilidades que ofrece esta aplicación destaca la incorporación de dos test de cribado del deterioro cognitivo, ejercicios de estimulación cognitiva para personas mayores, programación de sesiones de estimulación cognitiva individuales y grupales o un seguimiento y evolución de los pacientes.

Recordatorio de medicamentos

Recordatorio de Medicamentos es una aplicación fácil de usar y confiable que te ayuda a recordar tomar tus medicamentos a la hora exacta. Permite crear cualquier tipo de recordatorio recurrente (cada X horas, horas específicas, diario, semanal, días de la semana, cada X días, etc).

Además, lleva el control de la cantidad de pastillas que te quedan y si te quedan pocas te muestra una alerta avisándote que tienes que adquirir más pastillas para asegurarte que siempre tengas el medicamento disponible.

 

Senda

Uno de los principales riesgos a los que se enfrentan los enfermos de alzhéimer es que al perder la memoria tienden a desorientarse. La app Senda ofrece un dispositivo geolocalizable con botón de ayuda SOS, con total autonomía y función de “manos libres”.

Permite movilidad con seguridad para los mayores, al poder pulsarlo en caso de emergencia, así como tranquilidad para sus familiares o cuidadores ya que en un solo vistazo al móvil pueden saber dónde están, programar alertas, llamarles, y en definitiva, estar más conectados con ellos.

Algunas de las aplicaciones tienen detrás a asociaciones de pacientes y familiares, que son los que mejor conocen el drama que viven estas personas y por lo tanto los que de verdad conocen las carencias que existen.

YoTeCuido Alzheimer

La aplicación YoTeCuido Alzheimer es uno de los ejemplos más claros. Está realizada por Lapisoft en colaboración con la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de A Coruña (Afaco).

La principal novedad de sus contenidos en comparación con las otras apps disponibles es que parten de la experiencia de cuidadores y familiares, así como de enfermos y cuidadores profesionales.

Twery

La aplicación es una solución dirigida a familiares y personas al cuidado de afectados de Alzheimer en general que quieren mejorar la autonomía de los pacientes manteniendo la tranquilidad durante los paseos que pueden y deben dar en las primeras etapas de la enfermedad.

 

Más temas sobre Alzheimer:

  1. QUÉ ES EL ALZHEIMER

  2. ETAPAS Y SÍNTOMAS DEL ALZHEIMER

  3. DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

  4. APOYOS PARA LA FAMILIA Y EL CUIDADOR

  5. ALZHEIMER: CUESTIONES LEGALES

  6. EL ENTORNO EN EL ALZHEIMER

 

También puede interesarte:

QUÉ SON LAS ESCARAS O ÚLCERAS DE PRESIÓN. VER

DIFERENCIA ENTRE DISCAPACIDAD Y DEPENDENCIA. VER

QUIÉNES SOMOS. VER

COMITÉ DE EXPERTOS. VER

También te puede interesar:

Nuestros magníficos menús a domicilio para mayores. VER

Menú a Domicilio Para Personas Mayores

Nuestros productos para cuidarte y que te cuiden. VER.

Nuestros teléfonos y otros gadgets para mayores. VER.

Nuestros productos para mimar los pies. VER.